Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Entrevista a Julio Pitlik, formador y experto en cooperativismo

Es un prestigioso comunicador y formador, experto en cooperativismo. Nacido en Argentina y afincado en Israel, imparte sus enseñanzas por todo el mundo. Ha trabajado para RENFE, para grandes empresas, ha creado una cátedra de cooperativismo en Israel, le gusta la magia..., y, sobre todo, tiene una máxima: COOPERAR PARA GANAR.

La participación como ponente del argentino Julio Pitlik en el I Campus de Jóvenes Cooperativistas nos ha permitido acercarnos un poco más a él y conocer curiosidades de su vida y máximas que promulga a todo aquel que quiera escucharle.

¿Sabías que estudió en Argentina cuatro años de Medicina? “Lo hice por razones familiares; tengo un hermano mayor que es médico y los libros estaban en casa, pero tardé cuatro años en descubrir que me gustaban los libros, pero no la Medicina”.

¿Por qué vive en Israel? “Empecé a dedicarme a la formación, me casé y se sucedió la época del proceso de Argentina; este país no daba grandes oportunidades de futuro. Buscábamos un proyecto de vida importante e Israel cuadraba con nuestra idea, era un país joven y lo vimos como una alternativa interesante”.

Entonces…, ¿qué es usted? “Soy licenciado en Administración de Empresas, con especialidad en Formación Empresarial. Desde siempre me ha gustado ayudar a las personas a descubrir cosas nuevas. Durante 30 años fui jefe de formación en la Empresa Israelí de Electricidad, pero quería tocar otros campos. Soy de los que piensan que no hay que poner todos los huevos en la misma cesta”.

¿Qué es el Kibut? “Es un modelo cooperativo israelí. Comenzó siendo una colonia agrícola donde las personas vivían y trabajaban juntos. Ha evolucionado y son ciudades regidas por el modelo cooperativo, muy parecido al modelo de Mondragón: permitir a la gente vivir de forma digna. Nosotros les mostramos el sistema de la formación en común”.

¿Formación y cooperativismo? “Fui jefe de Cátedra de Cooperativismo en la Universidad de Tel Aviv. Formé una cátedra que se ocupaba de la gestión cooperativa, una interacción cooperativa entre la gente. La mejor manera de enseñar cooperativismo es a través de sistemas educativos cooperativistas: formar grupos, ayudarse los unos a los otros, complementarse; combinar la educación con el trabajo cooperativo”.

¿Es posible formar contextos de trabajo que permitan a las personas aprender? “Nuestra misión es agarrar cosas complicadas, como la gestión de una empresa, y transformarla en sencilla. A través de tips, pequeños consejos, etiquetas que les van a ayudar a tomar decisiones”.

¿Qué les ha ofrecido a los jóvenes cooperativistas? “Entusiasmarlos para que encuentren una identidad profesional en el ámbito agroalimentario. Consolidar un grupo de aprendizaje, que se conozcan y después darles conceptos para que puedan hablar un idioma común en el momento de decidir su futuro profesional. Decidir de forma inteligente”.

¿Qué consejo les da a estos jóvenes? “Que se atrevan a probar la aventura. De tanto calcular las cosas muchas veces nos perdemos las grandes oportunidades”.

¿Qué es el cooperativismo? “Es el arte de trabajar juntos personas diferentes. Equipos complementarios de personas que están juntas por la diferencia, no a pesar de la diferencia”.

¿Alguna desventaja? “A veces la gente cree que el cooperativismo es una fórmula mágica, pero no, es algo que exige trabajo, aprender a respetar, confianza mutua, confiar en los demás intentando evitar el conflicto”.