Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Francisco Martínez Arroyo, consejero de Agricultura

En el meridiano de la Legislatura, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, hace balance de estos dos años de Gobierno. Uno de los objetivos cumplidos, la incorporación de los jóvenes agricultores al campo, con 1.200 nuevos emprendedores, “la cifra más alta que ha habido nunca en Castilla-La Mancha”, que garantiza el relevo generacional. A corto plazo, la reforma de la Política Agraria Común -PAC- para la que Castilla-La Mancha va a acudir al encuentro con el Ministerio con una posición definida y “lo más consensuada posible” y, ahora sobre la mesa, la Ley de Caza, la Ley de Bienestar Animal y la Ley de Agricultura, “un proyecto apasionante”.

Cooperativas Agro-alimentarias C-LM: En el ecuador de esta legislatura, nos gustaría volver a entrevistarle, especialmente, sobre los objetivos que se marcó hace dos años y los conseguidos ¿Cuál de todos ellos destacaría como ya conseguidos?
Francisco Martínez Arroyo: Quizá la incorporación de jóvenes al mundo agrario sea la medida más importante que hemos adoptado en lo que llevamos de legislatura. La apuesta generacional en el campo se ha traducido en más de 90 millones de euros en el Programa de Desarrollo Rural y la primera convocatoria que hemos realizado ha sido un auténtico éxito con 1.200 emprendedores, nuevos agricultores. Es la cifra más alta que ha habido nunca en Castilla-La Mancha.

CACLM: En estos dos años de legislatura trabajando por la integración cooperativa, ¿qué casos de éxito destacaría?
F.M.A.: Llevamos dos años trabajando para la integración comercial de las empresas cooperativas. En este tiempo hemos conseguido algunos avances, proyectos incipientes, algunos ya iniciados… La Cooperativa de Segundo Grado de Aceite ÓleoToledo; el proyecto entorno a Virgen de las Viñas o Champinter, son buenos ejemplos de que se están haciendo las cosas bien, de que el Gobierno regional está del lado de las cooperativas apostando por reforzar el papel y la capacidad de negociación de los agricultores y ganaderos a través de las cooperativas en la cadena alimentaria.

CACLM: ¿Qué valoración hace de la acogida del Decreto sobre Entidades Asociativas Prioritarias de Interés Regional?
F.M.A.: Son dos líneas de ayuda que van a potenciar el desarrollo de nuestro sector agroalimentario.
El decreto nos va a permitir avanzar en el aumento de la capacidad de negociación de las cooperativas en la cadena alimentaria, lo que va a redundar en beneficio de los agricultores y ganaderos de la región. Las facturaciones mínimas a partir de las cuales las cooperativas pueden considerarse entidades prioritarias son razonables y permiten generar expectativas de crecimiento razonables a las empresas. Desde la Consejería estamos priorizando todos estos proyectos en todas las líneas de ayuda que sean posibles, fundamentalmente en la Focal. Tenemos grandes esperanzas puestas en que las cooperativas vean atractivo este decreto y la figura de las entidades prioritarias.

CACLM: ¿Y de la Orden de apoyo a las Agrupaciones de Productores?
F.M.A.: Es una iniciativa intermedia que apuesta por la integración comercial independientemente del tamaño de la facturación de la empresa resultante y, en este caso, no es necesario que las empresas participantes en estos proyectos sean cooperativas. En definitiva, ponemos a disposición de estos proyectos 400.000 euros para la integración comercial, para hacer una comercialización en común.

CACLM: Reforma de la PAC, ¿Qué caracterizará la postura de Castilla-La Mancha? ¿Qué novedades? ¿Qué proceso se ha seguido para articular esa posición?
F.M.A.: La prioridad de Castilla-La Mancha pivota en torno al apoyo a los agricultores profesionales que son los que realmente están invirtiendo en el sector agrario, a los que viven en los pueblos y generan empleo y riqueza en el medio rural. La PAC tiene que ser muy contundente en este sentido, apostando por aquellos que se juegan su dinero en la agricultura.
Otras de las prioridades para Castilla-La Mancha es concienciar a los consumidores de que la PAC es una política de todos, no solo de los agricultores, y es importante que con una política pública comunitaria se financie aquello que como consumidores no pagamos al hacer la cesta de la compra: externalidades que aportan los ganaderos y agricultores en forma de territorio, medio ambiente, seguridad alimentaria. Hay que seguir apoyando a los agricultores y los ganaderos a través de una política propia como es la política agraria común.

CACLM: ¿Qué propuestas de Cooperativas Agro-alimentarias valora más?
F.M.A.: La cuestión más importante consensuada ha sido el Decreto de Entidades Asociativas Prioritarias y la apuesta en las líneas de ayuda por priorizar esas entidades prioritarias en todos los sectores: desde proyectos presentados por las propias empresas, resultantes de la integración comercial -principalmente en la Focal- como en otras líneas de ayuda presentadas por los agricultores. En todo aquello que sea posible vamos a priorizar a los agricultores que estén implicados en estos proyectos y también a las empresas que hayan constituido entidades prioritarias.

CACLM: ¿Cree que los procesos de integración empresarial agroalimentaria (que colaboran en la concentración de la oferta) deben ser considerados positivamente en el reparto de las ayudas directas a los productores que las integran?
F.M.A.: Para la próxima reforma de la PAC, Castilla-La Mancha tendrá una posición propia a la vuelta del verano. Tenemos que incidir en el aumento del tamaño de las cooperativas y en trabajar por compensar a los eslabones más débiles de la cadena agroalimentaria, fundamentalmente a los agricultores, los ganaderos y las cooperativas. Hay que tener en cuenta que cadena agroalimentaria es extremadamente competitiva y en los eslabones de la distribución y de los consumidores las exigencias son grandes.

CACLM: ¿Cree posible su “encaje” en la próxima reforma de la PAC?
F.M.A.: El tamaño en esto importa y mucho. La futura PAC debe tenerlo en cuenta. También la normativa de competencia al respecto, para que, en la agricultura, en todos los sectores, no solo en algunos como hasta ahora, exista una exención del cumplimento de la normativa sobre competencia, de tal manera que se pueda concentrar la oferta lo máximo posible. De esta manera, los agricultores y ganaderos tendrán mayor capacidad de negociación y ese tiene que ser el objetivo de esta futura PAC.

CACLM: ¿Qué nuevos instrumentos pueden implementarse para salvaguardar la renta de los agricultores que desarrollan su actividad en zonas de la región tan dispares y, sobre todo, en aquellas con mayores dificultades edafoclimáticas, y por tanto menos productivistas, pero con un elevado grado de asociacionismo?
F.M.A.: En Castilla-La Mancha nuestro Programa de Desarrollo Rural tiene que servir para apoyar sobre todo a la agricultura y la ganadería y la diversificación de la actividad económica y el futuro del medio rural y de los pueblos en las zonas más desfavorecidas y en los sectores con más dificultades. Por eso, en este PDR hemos apostado de manera significativa por la ganadería extensiva. Nunca antes había habido tantas líneas de ayuda para fomentar el pastoreo, para proteger las razas en peligro de extinción, compensando a los ganaderos por su apuesta por el bienestar de los animales, principalmente en el ovino y el caprino en extensivo. Las líneas de ayuda que acaban repercutiendo en el medio rural a través de los ganaderos son fundamentales para la preservación del medio ambiente y la ocupación del territorio.

CACLM: ¿Cree conveniente redefinir y regular el uso y gestión de los pastos permanentes en nuestra región?
F.M.A.: La ganadería extensiva es fundamental también para ocupar los pastos permanentes que tenemos en nuestra región y que solo son viables si existe una ganadería extensiva competitiva, que se apoya fundamentalmente en razas autóctonas. Tenemos la enorme suerte de contar en la región con una raza muy valorada desde el punto de vista económico como es la manchega, que acaba produciendo la leche que se transforma en queso manchego, el de precio más alto hoy día en el mundo. Hay que seguir apostando por esas marcas de calidad, por esta denominación de origen y por otras, para que aporten valor añadido a los productos y así se pueda seguir ocupando el territorio, se puedan seguir ocupando los pastos permanentes. El ovino manchego es muy buen ejemplo de cómo deben hacerse las cosas.

CACLM: El agua y trasvases también traen de cabeza al Gobierno regional, ¿qué defiende en este Pacto de Estado que propone la Consejería al Gobierno de España?
F.M.A.: Desde la recuperación de la democracia en nuestro país, está pendiente decidir entre todos qué política de agua queremos, de qué manera vamos a hacer compatible la preservación del medio ambiente y los caudales ecológicos mínimos con el desarrollo económico de los diferentes territorios. Por Castilla-La Mancha pasan cuatro cuencas muy relevantes, -Guadiana, Júcar, Segura y Tajo-, y es necesario que parte del agua que pasa por la región genere riqueza en la región. El futuro del sector agrario depende del acceso a este recurso. En la planificación de esta política tenemos que participar todos. No es suficiente que se tomen las decisiones desde el Estado y el Ministerio de Agricultura. Todos tenemos que participar porque todos tenemos competencias. En un Estado autonómico como el nuestro las decisiones se deben tomar entre todos.

CACLM: ¿Qué acogida ha tenido el Plan de Ayudas a las Zonas ZEPA? ¿Cuántos agricultores se han acogido? ¿Ha sido un complemento suficiente?
F.M.A.: La aprobación de los planes de las zonas ZEPA ha sido una buena forma de poner de manifiesto que es posible alcanzar los objetivos ambientales al mismo tiempo que se permite el desarrollo económico de los territorios y particularmente el futuro de la agricultura y la ganadería.
Estoy especialmente satisfecho de la acogida que ha tenido la línea de ayuda de indemnización para los agricultores de cultivos herbáceos de secano que hayan querido asumir voluntariamente compromisos adicionales en las zonas ZEPA. La ayuda es significativa, 208 euros por hectárea; prácticamente dobla el rendimiento de una hectárea de secano de cultivos herbáceos.
Creo que hoy en día los agricultores son conscientes de que es posible, en estas zonas de especial protección para las aves, compatibilizar la protección del medio ambiente con el desarrollo económico. Ese era el objetivo de la Consejería de Agricultura en su momento cuando asumimos la responsabilidad de elaborar los planes.

CACLM: ¿Cuál es la postura en estos momentos de la Consejería ante la defensa de la agricultura en la zona de Campo de Montiel conocida como Tierras Raras?
F.M.A.: La postura de la Consejería ante el proyecto de Tierras Raras ha sido clara desde el primer momento. Hemos dicho que la agricultura de Castilla-La Mancha necesita agua y también en el Campo de Montiel. Independientemente de esto, en el proyecto de Quantum hemos encontrado deficiencias. Así se ha puesto de manifiesto en los informes técnicos que se han hecho y en estos momentos el proyecto de la empresa que tenemos sobre la mesa es inviable desde el punto de vista medioambiental. Habrá que ver si la empresa modifica el proyecto, pero lo que está claro es que el medio ambiente está por encima de cualquier otra cuestión en ese territorio.

CACLM: Al inicio de la legislatura usted apostó por crear la Ley de Desarrollo Rural Territorial, con una visión del desarrollo rural desde una perspectiva integral, no sólo con un marco agrario, sino con todo lo que tiene que ver con la generación de actividades económicas, de servicios sociales y de todo tipo de actividad que se realice en estos núcleos, ¿qué nos puede decir sobre este proyecto?
F.M.A.: La Ley de Desarrollo Rural Territorial es una Ley de envergadura en Castilla-La Mancha fundamentalmente porque la región es eminentemente rural y tendrá un efecto importante para una parte muy significativa del territorio. Va a servir para garantizar aspectos como los derechos sociales, el acceso al sistema sanitario, a la educación pública, a las nuevas tecnologías, a la banda ancha en el medio rural... Se trata de igualar la situación de los habitantes en el medio rural con los del medio urbano. Ya hemos iniciado el proceso de elaboración de la ley. Se trata de un proyecto de todo el Gobierno, coordinado por la Consejería de Agricultura, pero en el que tienen implicación otras consejerías. Es uno de esos proyectos apasionantes que tenemos que culminar en estos años pendientes de legislatura.

CACLM: La vitivinicultura de nuestra región tiene gran importancia económica y social y además vertebra nuestro medio rural. ¿Hacia dónde le gustaría que se dirigiese?
F.M.A.: Desde el inicio de la legislatura estamos trabajando con el sector del vino en su planificación. Es muy importante adelantarse a los acontecimientos y planificar todos los eslabones de la cadena vitivinícola. Por eso en la región hemos decidido de forma consensuada disminuir el rendimiento máximo por hectárea o condicionar las ayudas del sector al pago diferenciado de la uva en función de la calidad. También, en Castilla-La Mancha hemos puesto en marcha una nueva línea de reestructuración que supone una auténtica revolución respecto a lo que teníamos hasta ahora, cambiando las prioridades y criterios,

CACLM: ¿Por qué es tan revolucionaria esta medida?
F.M.A.: Porque está orientada en función de una serie de objetivos fundamentales para la Consejería como son impulsar el papel de la mujer y de los jóvenes o los profesionales en el sector agrario, o la integración comercial de las empresas cooperativas. En este punto hemos decidido hacer la promoción siempre a través de las denominaciones de origen para lo cual se ha creado la asociación ADOVIN, que engloba a las nueve denominaciones de origen de la región.
Se han dado muchos pasos que nos tienen que permitir aumentar la facturación del sector de manera sustancial en los próximo cinco o diez años, pasando de los mil millones de euros actuales a unos 2.500 millones, lo que supondría un incremento en el Producto Interior Bruto de la región muy significativo, del cuatro por ciento.

CACLM: ¿Cuál es, a su entender, el papel de las cooperativas en el sector vitivinícola?
F.M.A: Por supuesto, el papel de las cooperativas es fundamental. Son imprescindibles en el sector agrario. Lo son en el vino y en el resto de sectores. Donde hay cooperativas hay más garantía para agricultores y ganaderos y evidentemente no podemos pensar en construir un sector vitivinícola sostenible y con futuro sin contar con el papel de las cooperativas.

CACLM: ¿Prevé algún cambio de rumbo en la Consejería tras el acuerdo con Podemos y la aprobación de los Presupuestos del 2017?
F.M.A.: En la Consejería hemos trazado desde un primer momento los objetivos principales. Todas las líneas de ayuda y todas las iniciativas que se toman están subordinadas a estos objetivos. En materia de agricultura han sido el apoyo los profesionales, la apuesta por el relevo generacional, la visibilidad de la mujer en el medio rural, el apoyo a los proyectos de titularidad compartida, el apoyo sectorial a los cultivos leñosos y la ganadería extensiva. En el apartado de la industria agroalimentaria destacaría fundamentalmente la apuesta por la integración comercial de las empresas cooperativas. Son los objetivos más importantes que podemos fijarnos en el medio y largo plazo, lo hemos hecho desde el inicio de legislatura y vamos a seguir trabajando en la misma línea porque es lo que el sector demanda y entendemos que, además, es lo que el sector agroalimentario de Castilla-La Mancha necesita.

CACLM: ¿Sobre qué áreas, temas, problemas, intensificará su dedicación en esta segunda parte de la legislatura?
F.M.A.: Una de las cuestiones que tenemos encima de la mesa es la posición de Castilla-La Mancha sobre la futura PAC. Este otoño vamos a tener esa posición lo más consensuada posible para poder trasmitirla al Ministerio y que se tenga en cuenta en la defensa de los intereses de España en las negociaciones en Bruselas, y para que nos sirva para determinar la posición en España cuando la negociación se produzca entre el Ministerio y las Comunidades Autónomas. Es importante que definamos bien esa posición para no ir a remolque como hemos ido en otras ocasiones y que Castilla-La Mancha tenga su propia posición política sobre una cuestión tan importante como es la PAC.
También impulsaremos leyes importantes que en algunos casos tienen que ver con el sector agroalimentario y, otras, no tanto, pero que también son muy importantes como la Ley de Caza o la Ley de Bienestar Animal. Éstas son dos leyes fundamentales que está esperando la sociedad de la región y que vamos a tener definidas en esta segunda mitad de la legislatura.

CACLM: ¿Se abordará alguna nueva Ley?
F.M.A.: Vamos a iniciar los trabajos para la Ley de Agricultura en la que tenemos muchas esperanzas puestas. Entendemos que en Castilla-La Macha debe existir una Ley específica para el sector agrario. Es un proyecto apasionante, de legislatura, en el que tenemos muchas expectativas puestas.
Desde el punto de vista sectorial incidir una vez más en dos cuestiones clave: el vino a través de ese Plan Estratégico del sector del vino en el que estamos trabajando permanentemente entre el sector y el Gobierno de la región y, en la ganadería extensiva, con la puesta en marcha de muchas líneas de apoyo dentro del programa de Desarrollo Rural. Son medidas agroambientales que detallaremos en una presentación de este plan que realizaremos en otoño y que nos tiene que permitir seguir siendo un referente a nivel nacional en el apoyo a la ganadería extensiva.