Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

A pesar de que ya se empiezan a anunciar malas previsiones para esta campaña, los precios medios de los cereales registraron de nuevo leves bajadas en los mercados mayoristas durante la semana 20 (del 13 al 19 de mayo) respecto a la anterior, según los datos facilitados este lunes 20por la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).

Fuente: AgroInformación.

Aunque en gran medida se frena un poco la caída de las últimas semanas en las lonjas, el precio medio mayorista del trigo blando fue el parado ya que se sitúo en 192,45 euros/tonelada (-0,49 % respecto a la semana anterior, casi un euro menos). POr su parte, el maíz cotizó a 178,83 €/t (-0,20% y sesenta céntimos menos); la cebada, a 178,84 €/t (-0,33 % y otros sesenta céntimos de euro menos); y la cebada de malta, a 191,17 €/t (-0,26 % dejándose medio euro en el parqué). Por su parte, el trigo duro, a 212,80 €/t (-0,01 % sin una variación significativa)

Desde el inicio de 2019, la evolución de los precios mayoristas de los cereales pasa por un aumento en trigo duro (+4,06 %) y recortes en trigo blando (-4,74 %), maíz (-1,60 %) y cebada (-6,74 %).

En el segmento de proteínas y subproductos, el precio medio mayorista de la soja ha bajado un -4,55 % desde la primera hasta la semana 20 de 2019; el de girasol se ha mantenido sin cambios; el de la colza se ha recortado un -7,48 %; el de la pulpa está un 0,94 % más alto y el de la cascarilla, ha caído un -30,77 %.

Cabe destacar que estos precios a la baja llegan con malas previsiones sobre producción. Así, ya ha arrancado la campaña andaluza de recolección de cereales y UPA Andalucía anticipa que viene acompañada de unos rendimientos menores al de campañas anteriores, desiguales entre provincias y entre las propias parcelas, pero sin embargo con unos precios tendentes a la baja.

Asimismo, buena parte de la superficie de cereal de Castilla y León presenta ya problemas por la inestabilidad de las lluvias a lo largo de la campaña, aunque será en este último tramo de mayo y principios de junio cuando se determine si la de 2019 será una cosecha mediocre o directamente mala.