Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Por José Luis Amores González-Gallego, Director General del Grupo Montes Norte

Las lluvias caídas durante la primavera pusieron fin a la larga sequía y han permitido la recuperación de las cosechas aunque, de no continuar en otoño, podrían limitar las futuras. Esta recuperación se ha producido de manera inmediata en el caso de los cultivos de cereal con unas producciones adecuadas y a medio-largo plazo en el caso de los leñosos  como vid y olivo, debido a que la sequía había agotado las reservas de estos cultivos.

Las cosechas de uva y aceituna mejorarán pero no se espera niveles de producción superiores a los años anteriores aunque ya se estima que la campaña 2020/2021 podría suponer una cosecha récord, siempre que las lluvias mantengan un ritmo adecuado. Sin embargo, los mercados han sufrido una caída en los precios, sobre todo en el mercado del aceite de oliva basado en las expectativas de la próxima cosecha, llevando el olivar un retraso de más de 20 días.

Es curioso que en fechas en las que aún no se veía aceituna en el árbol el mercado cayese a tales niveles y que en la actualidad -a falta de más de cinco meses para los nuevos aceites- el mercado se mantenga a unos niveles muy por debajo de lo que cabría esperar con el buen ritmo de las salidas que se está produciendo en el sector, superándose en julio los 120.000 kg a cuyo ritmo el enlace de la campaña estaría muy muy ajustado, pudiendo crearse si la campaña se retrasa un posible desabastecimiento a finales de noviembre, sobre todo en aceites de buena calidad.

Ocurre que a pesar de que estamos hablando continuamente de la globalización de los mercados, no se está llevando a cabo una globalización de las producciones y esas expectativas de mayor cosecha de aceite de oliva en España ha provocado una caída de casi un euro por kilo (1 €/kg), cuando a nivel mundial la producción de la próxima campaña sea posiblemente similar o menor a la actual, ya que los países que en esta campaña han obtenido unas producciones récord por las características propias del olivar vecería, su cosecha podría disminuir en más de 300 millones, lo que no compensaría la mayor producción española.

A nivel mundial la producción de la próxima campaña será posiblemente similar o menor a la actual aunque en España ya estemos hablando del millón y medio de tn que confirmaría que la cosecha mundial podría ser menor y justificaría que el mercado alcanzase unos niveles que regulen la ley de la oferta y la demanda.