Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Por Carmen Vallejo, portavoz de la Comisión de Igualdad de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha

Entre los 17 objetivos de la Agenda 2030 se sitúa la Igualdad de Género, que es, sin duda, una de las cuestiones más importantes. En dicha Agenda la visión del futuro de mujeres y niñas es que avancen en su empoderamiento, que les permita tener igual acceso a una educación de calidad, a los recursos económicos y a la participación política, así como las mismas oportunidades que los hombres y los niños en el empleo, el liderazgo y la adopción de decisiones a todos los niveles. Este objetivo me ha hecho reflexionar sobre el papel de la mujer en relación a dos temas claves: por un lado, el despoblamiento de las zonas rurales y por otro, la era digital que ha venido para quedarse. Me surgen dos cuestiones claves: ¿Cómo evitar el despoblamiento en el medio rural? y ¿el futuro de la tecnología digital en el sector agroalimentario?

ODS ONU

Para evitar el despoblamiento de tanto municipios rurales, distintas asociaciones y federaciones de cooperativas agroalimentarias están poniendo en valor que las mujeres, jóvenes y niñas, somos parte activa e imprescindible del emprendimiento rural, avanzado en el acceso a puestos de dirección en cooperativas agroalimentarias, incorporando nuevos talentos y liderazgos para generar ideas creativas para diversificar los servicios y la comercialización de los productos agroalimentarios, en definitiva revitalizando y generando riqueza para la población del medio rural.

En esta línea, iniciativas como el Reglamento del Parlamento Europeo, que ha aprobado que la despoblación sea un criterio para repartir los fondos de cohesión, “con el Reglamento aprobado por la Eurocámara se regirán el gasto de las regiones, de los fondos de cohesión y social en el periodo 2021-2027 busca mantener el nivel de inversión y aumentar el apoyo a las zonas menos desarrolladas”, son sin duda bienvenidas.

congreso tratada

En cuanto a la incorporación de las tecnologías digitales en el ecosistema agroalimentario, estas pueden favorecer a que el ámbito rural sea atractivo y se cumplan las expectativas de mujeres, jóvenes y niñas, para desarrollar sus proyectos profesionales y personales. Este hecho se puso de relieve en el Foro de la Innovación en Agricultura 4.0 celebrado en Logroño en mayo de 2018 y desarrollado por la Fundación Riojana para la Innovación donde fui ponente.

También el Smart Agrifood Summit celebrado en junio de 2018, donde se puso de relieve que resulta imprescindible el acceso a la tecnología digital, a una velocidad que permita las conexiones de forma rápida, para incorporar tecnologías como el Internet de las cosas (IoT), Big Data, drones, blockchain o incluso la Inteligencia artificial para predecir condiciones climáticas.
Sería exagerado afirmar que la tecnología digital es la panacea para evitar el despoblamiento del ámbito rural, pero sin duda es un factor catalizador favorable y las mujeres debemos estar ahí.

Para finalizar, como afirma Facundo Manes “Las mismas áreas del cerebro que permiten recordar el pasado son las que usamos para imaginar el futuro”. Por ello, aunque los recuerdos del pasado y las emociones que nos llegan del medio rural son maravillosos, imaginemos por un momento ese futuro 2030 donde la igualdad de género esté más cerca de ser una realidad, se reduzca el despoblamiento, al tiempo que la tecnología digital contribuya a favorecer innovaciones que son tan necesarias para el sector agroalimentario y para el mundo cooperativista.

Etiquetado como:

Mujer e Igualdad