Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

José María Ciudad: “La mejor manera de hacer frente a la volatilidad es la comercialización en común en entidades asociativas, con gestores especializados que miran por el beneficio del agricultor socio y racionalizan su presencia en el mercado”

La Comisión de Cultivos Herbáceos de Cooperativas Agro-alimentarias, en la que están integradas las 20 principales cooperativas comercializadoras de cereales de Castilla-La Mancha  han analizado la convulsa situación de mercado, en una campaña con el mayor año de producción de cereales de la historia de España con 27,5 millones de toneladas, y de Castilla-La Mancha, y con las cotizaciones más elevadas de los últimos años.

Situación de los cultivos

“En cuanto a la situación de los cultivos, podemos decir que nos encontramos en una situación inmejorable, pero eso es pronto para saber si eso va a anticipar una buena cosecha o no. Habrá que esperar a las precipitaciones de primavera para saber si vamos a tener un buen año”, señala el portavoz de Cultivos Herbáceos de Cooperativas Agro-alimentarias CLM.

Alza de los precios

Esta firmeza se apoya sobre todo en los mercados internacionales, y en la poca actividad en los puertos, en los que la mercancía es escasa y más cara. Esto provoca que las  fábricas se están abasteciendo sobre todo de mercancía nacional. Se está produciendo también un incremento del uso de la cebada en la formulación de piensos, ya que es el cereal más competitivo y más disponible, por lo que al final de campaña habrá que calcular si va a quedar stock de enlace, o no.

Este alza en los precios la está ocasionando, por un lado, que países netamente importadores como China, están acudiendo a los mercados a comprar ingentes cantidades de cereales, sobre todo de maíz y de soja y, por otro,  porque por  el lado de la oferta  países como Rusia -principal exportador mundial de trigo- esté dificultando sus exportaciones mediante la aplicación de aranceles. Además, otros países claves en el mercado internacional de cereales y soja, como Brasil y Argentina, están teniendo dificultades y no están pudiendo llegar a los mercados. A ello, se une un balance muy ajustado a nivel europeo para suministrar el consumo en esta campaña.

Por tanto, mientras la demanda siga con esta fuerza, la tendencia al alza continuará. Eso sí ahora empezará a entrar en juego la expectativa de una buena o mala cosecha en el hemisferio contrario -que es el que abastece la demanda de por ejemplo la UE en la segunda parte del año-, y según se desarrolle se moverán los mercados en una dirección o en otra.

Frente a la volatilidad en los precios, comercialización en común

El desarrollo de los mercados está  enfocado en China y su agresiva política comercial, que ha atraído a este sector de nuevo, y como en otras ocasiones pasadas, a los fondos de inversión, lo que está provocando una enorme volatilidad en los precios, lo que hace de la comercialización de cereales una tarea difícil. “La mejor manera que tiene el productor de salvaguardarse de dicha volatilidad es la comercialización en común, en entidades asociativas, con gestores especializados que miran en primer lugar por el beneficio e interés del agricultor socio y racionalizan su presencia en el mercado”, señala José María Ciudad.

Existencias por comercializar: entre un 35 y 40% de la producción

En cuanto al nivel de ventas de la cosecha del pasado verano, y por tanto de las existencias aun por comercializar, las cooperativas estimamos que pueden quedar entre un 35 y un 40% de la producción de esta campaña por distribuir. Gracias a que las cooperativas llevan toda la campaña presentes en el mercado, los consumidores de cereales han tenido producto suficiente como para abastecer las aproximadamente 100.000 toneladas de cereal diarias que se necesitan en España. Hay que recordad que España con una producción récord histórica de 27,5 millones de toneladas, va a tener en esta campaña que importar cerca de 10 millones de toneladas para satisfacer sus necesidades. Si estos abastecimientos no se hubiesen realizado, se habría creado un problema estructural importante en el sector de la alimentación animal, lo que habría supuesto también un gran problema para todos los agricultores y agentes de este sector.

.