Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

En una época marcada por la mejora de la eficiencia en la aplicación del agua, el agricultor no puede acostumbrarse al uso de sistemas de bombeo solar que no controlen con precisión cuándo y cómo se aportan los recursos hídricos a la plantación, ni perder la oportunidad de contar con un sistema fiable, robusto y que le ayude a mejorar, en todos los aspectos, su calidad de vida.

Texto de ARENTIO TEKNOWATION S.L.

 

 Los continuos avances tecnológicos rodean nuestra vida de hoy en día, unas veces nos llegan por medio de abusivas campañas publicitarias y otras mediante silenciosos progresos en la vida cotidiana. Sólo hace falta echar la vista atrás en el tiempo para ver que no viajamos igual que hace 20 años, o que nuestra manera de comunicarnos dista enormemente a cómo lo hacíamos en los años 90.

Sin embargo, no siempre la mejora de la tecnología nos trae gratos recuerdos. Todos, en mayor o menor medida, nos hemos tenido que enfrentar alguna vez a algún electrodoméstico, aparato o automóvil que no funcionaba como esperábamos y que de una manera u otra nos ha generado quebraderos de cabeza. Llevar a cabo una inversión significativa, como puede ser una instalación de bombeo solar, en la que acometemos un gran esfuerzo en modernizar nuestra explotación agrícola, puede parecerse también a una novela de terror si no tomamos las decisiones adecuadas.

Pero, ¿qué es un sistema de bombeo o riego solar directo? ¿Un conjunto de placas solares que alimentan una bomba para extraer agua? Quedarnos sólo ahí significaría no tener en cuenta la red hidráulica de la explotación: caudales, presiones a mantener o necesidades del cultivo. En una época marcada por la mejora de la eficiencia en la aplicación del agua, el agricultor no puede acostumbrarse al uso de sistemas de bombeo solar sin un mínimo control de las condiciones en las que aporta los recursos hídricos a la plantación, ni perder de oportunidad de contar con un sistema fiable, robusto y que le ayude a mejorar, en todos los aspectos, su calidad de vida.

Teniendo en cuenta los puntos clave a la hora de seleccionar la instalación de bombeo solar, lograremos que la inversión efectuada sea realmente provechosa, podamos eliminar todos los costes energéticos de la explotación y mejoremos la calidad del riego.

Dimensionado del campo solar

Variedades de cultivo, situación, orografía del terreno, superficie, prácticas de riego… Sean pequeños detalles o grandes diferencias, dos explotaciones agrícolas nunca son iguales, como tampoco lo son las necesidades hídricas o la distribución del consumo de agua a lo largo del año. Cada instalación a desarrollar necesita de un minucioso estudio, clave para su éxito.

¿Por qué utilizar entonces un kit estándar de bombeo solar? Son muchas las empresas del sector de las energías renovables que, reconvertidas a este campo, ofrecen estos sistemas sin tener en cuenta la parte agronómica de la explotación, siendo la misma vital para dimensionar de manera óptima el sistema solar más adecuado para cada explotación. No es suficiente conocer la potencia de la bomba, de igual o mayor importancia son aspectos como la sectorización de la parcela o la red hidráulica para el diseño de la instalación solar.

Además de la potencia fotovoltaica, es determinante realizar una selección adecuada del modelo de panel solar a emplear. La temperatura afecta muy directamente al rendimiento de los mismos y es precisamente en verano cuando se han de cubrir las mayores demandas hídricas del cultivo. Una adecuada configuración ayudará a optimizar el uso de la energía.

Equipo de control

Es el cerebro de la instalación. Convertir la máxima cantidad de energía solar en agua bombeada depende de su adecuada programación. El empleo de variadores para este fin es una práctica extendida, pero ni todos estos equipos son iguales, ni tampoco su control. Los variadores, por sí mismos, no están bien enfocados para este uso, ni siquiera los ofertados como específicos para bombeo solar. La gran mayoría disponen de un control PID, que no tiene en cuenta las condiciones cambiantes en un campo solar, por lo que desaprovechan gran parte de la energía y disminuyen la rentabilidad de la inversión.

Estos problemas se pueden evitar utilizando cuadros de control especialmente diseñados para este fin, donde el software de control decide en cada momento donde ha de trabajar el variador gracias a su seguimiento MPPT. Un buen ejemplo de ello es el cuadro Osiris, sistema de gran fiabilidad y eficiencia que permite riegos a volumen y presión constante, evita arranques y paradas innecesarias, ayudando a proteger la bomba y prolongar su vida útil.

Electrobomba

En aquellas instalaciones —principalmente, las nuevas— donde no se dispone de bomba previamente instalada, seleccionar un modelo teniendo en cuenta los ciclos de trabajo del bombeo solar es significativo para aumentar la rentabilidad de la instalación, al lograr que los equipos puedan trabajar un mayor número diario de horas.
Es recomendable evitar el uso de bombas de corriente continua ya que no son estándar del mercado, lo que implica mayores costes, repuestos irracionales y no permiten el mismo control que las de corriente alterna.

Control remoto y programador en la nube

Gracias a la tecnología actual, el coste de inversión en monitorización frente a una instalación completa de bombeo solar es insignificante. La oportunidad, a cambio, de operar de forma remota con la misma supone una enorme ventaja y un destacable ahorro de tiempo.

Los programadores actuales de riego no suelen estar preparados para trabajar en instalaciones de bombeo solar, donde las condiciones de potencia y energía van cambiando a lo largo del día. Colocar un programador inteligente de riego solar, ORC+, ayudará a optimizar la instalación de bombeo, realizando una programación de riegos más eficientes y homogéneos, lo que supondrá un incremento de producción en la explotación agrícola. También se aprovecha la tecnología para supervisar el estado de toda la instalación, detectando inmediatamente fallos como la rotura de tuberías o un descenso acusado del agua por debajo del nivel de la bomba, con lo que se puede proteger todo el sistema en conjunto.

Rentabilidad de la inversión

En torno al 40% de los costes de una explotación de regadío se derivan del gasto energético. Sustituir un grupo electrógeno por una instalación de bombeo solar suele llevar un período de retorno de la inversión de unos 4-5 años con los costes actuales, y 6-7 años frente a la red eléctrica. Comparar estos períodos de tiempo frente a la vida útil de los paneles fotovoltaicos en una instalación de bombeo solar (más de 25 años) ayuda a apreciar la razón económica para el auge de este tipo de sistemas.

Por lo tanto, las instalaciones de bombeo solar suponen una interesante alternativa frente a los sistemas tradicionales, pero no son una “commodity”, por lo que un minucioso estudio y su adecuado diseño serán elementos clave para obtener el máximo partido a la inversión, lograr un funcionamiento óptimo y alcanzar un riego de precisión.

Etiquetado como:

Vino