Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Francisco Fernández Alarcón lleva el cooperativismo en las venas; hijo y nieto de agricultores, comenzó en la actividad agraria a los 17 años ahora ejerce esta profesión junto a su hijo, “venimos del campo y así me siento”. Natural de Socuéllamos, es vicepresidente de la Cooperativa Cristo de la Vega, Bodegas Crisve, desde el año 2012 y vicesecretario del Consejo Rector de Cooperativas desde hace dos años.

Pregunta: ¿Cuál es su labor como vicesecretario del Consejo Rector de Cooperativas?
Respuesta: Por supuesto estar disponible y aportar todo mi conocimiento en el sector, además de asistir a las reuniones necesarias que se celebran y, si se da el caso, sustituir a la secretaria en caso de que esta falte.

P: ¿Cuál es su visión del sector cooperativo en la actualidad?
R: El cooperativismo es bueno de por sí, su estructura e idiosincrasia no aporta más que ventajas; es una forma excelente de defender al sector en cualquier plataforma, en las administraciones, empresas, de cara a la comercialización, al mercado exterior… Estar en una cooperativa significa estar apoyado y protegido.

P: ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades del cooperativismo?
R: Sin duda la fortaleza del cooperativismo es la unión, cuantos más mejor, y cuanto más grande, también. Y la debilidad, por desgracia aún, es la mentalidad de desconfianza que a veces existe, que parece que no nos fiamos del otro. Afortunadamente no es algo generalizado, pero sí se da en ocasiones y eso puede llegar a frenar el avance de la cooperativa.

P: ¿En qué cree que debería mejorar el sector?
R: Desde luego todas las cosas en esta vida son mejorables, pero lo esencial en el cooperativismo es el socio, que tenga confianza, que vea que a su bolsillo llega el fruto de su trabajo, lo que también es fundamental para eliminar esa desconfianza de la que antes hablaba. Ahí está la labor principal de las cooperativas, que el socio vea que le llega la parte que le corresponde.

P: ¿Y la labor que cree que desempeña una organización como Cooperativas a favor del sector?
R: Es una labor fundamental. Cooperativas Agro-alimentarias es un referente en el sector, damos información a los socios, ofrecemos asesoramiento a otras cooperativas, servicios muy útiles que muchas cooperativas de por sí no tienen y que si no fuera por esta organización, desaparecerían. Además Cooperativas es la interlocutora frente a las administraciones de los intereses y demandas del sector; es el altavoz.

P: ¿Cree que el futuro del sector está asegurado con las nuevas generaciones, o que es necesario captar más jóvenes y demostrarles que este sector tiene porvenir?
R: Creo que el futuro está asegurado pero, aun así, no debemos confiarnos. No se han de descuidar las nuevas generaciones y hay que seguir trabajando para que los jóvenes vean una oportunidad en este sector. Iniciativas como la que realizó Cooperativas el pasado mes de junio, el Campus de Jóvenes Cooperativistas, son fundamentales para mostrar a los jóvenes qué es este sector y que se puede vivir de él; es preparar a las nuevas generaciones y darles ideas y herramientas para su futuro.

P: Hablemos de su cooperativa, Bodegas Crisve, ¿cómo ha evolucionado la cooperativa en sus más de 60 años de vida?
R: De una forma brillante, siendo la fuerza de la economía rural más grande del pueblo, además de representar un modelo de modernidad, que ha emprendido una serie de mejoras que nos hacen ser referentes en el sector.

P: ¿Qué mejoras ha emprendido la cooperativa?
R: Existe el proyecto de ampliar la embotelladora o hacer una nueva, aún lo estamos valorando. Los beneficios serán muy grandes porque todo lo que se venda con el nuevo valor añadido repercutirá directamente en el agricultor. Trabajar y luchar en esa dirección, la de embotellar tus propios caldos, es el futuro, lo que le da valor añadido al producto.

P: ¿Tiene algún proyecto a corto-medio plazo?
R: Unos descargaderos, unas presas neumáticas y depósitos nuevos de acero inoxidable, todo de la más alta tecnología. Además, hace tres años hicimos también nuevas instalaciones; estamos constantemente mejorando.

P: ¿Cuál es el punto fuerte de la cooperativa, la verdadera razón de su éxito?
R: Sin duda la unión de los agricultores, defender juntos nuestros productos.

P: ¿Y la peculiaridad de sus vinos?
R: Como socio y vicepresidente qué voy a decir, que son muy buenos, que tienen muy buen beber, que son muy adaptables a todos los gustos. Hay pocos sitios en el mundo que no hayan probado nuestros caldos.

P: ¿Cuáles son los datos más relevantes de la cooperativa?
R: Estamos en torno a una producción de los 90 millones de kilos de uva y facturamos alrededor de 28 millones de euros anuales. Exportamos a toda la Unión Europea, tanto graneles como embotellados, y solo embotellados a China, América y África.

P: ¿Cómo ha sido esta campaña de vendimia en Bodegas Crisve?
R: Ha sido una buena cosecha en cuanto a calidad, pero en producción ha sido algo más corta que otros años.

P: La integración de las cooperativas es una asignatura pendiente del sector pero, poco a poco, se van dando importantes pasos, ¿qué cree que hace falta para que las cooperativas se conciencien de la necesidad de la unión?
R: La unión es fundamental, es un paso que es necesario dar porque, en la actualidad, el mercado es cada vez más competitivo, las cosas no son fáciles de hacer y uno sólo aún menos, por eso hay que unirse. La desconfianza de la que hablaba antes es la que no está dejando que la integración vaya más rápido. Afortunadamente creo que al final sucederá, sí o sí, porque las circunstancias nos obligan y los más desconfiados tendrán que aceptar porque es la única solución para seguir existiendo.

P: ¿Cómo ve el futuro del sector cooperativo?
R: Lo veo bien porque no se entiende ninguna actividad dentro del campo que no tenga su cooperativa, que es la referente y la que marca el camino. Al final van a parar todos a la cooperativa, te sientes respaldado, protegido.