Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

“Utilizamos cookies propias y de terceros, con finalidades analíticas, publicitarias y elaboración de perfiles, recabando para ello los datos necesarios como hábitos de navegación del usuario. Puedes acceder a más información aquí”

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

"Creo que la educación y la formación de las personas es el motor de cambio más potente que existe"

Su vitalidad y “buen rollo” se transmiten por donde va. Ana Olmedo, técnica del Departamento de Formación y Eventos de Cooperativas trabaja con compromiso, profesionalidad y mucha, mucha cercanía. Natural de Pedro Muñoz (Ciudad Real) cuenta que siempre ha estado vinculada con el campo y la agricultura, “varios años de vendimia y aceituna, junto al esfuerzo de mi familia me ayudaron a poder estudiar y licenciarme en Psicopedagogía”. Deportista reconocida “he cosechado éxitos como portera de balonmano y fue extraño para todos que no continuase vinculada al mundo del deporte; pero nunca me he arrepentido, porque creo que la educación y la formación de las personas es el motor de cambio más potente que existe”.

Antes de llegar a Cooperativas Agro-alimentarias, Ana Olmedo trabajó mediante becas de investigación en la Universidad de Castilla-La Mancha y en el Ayuntamiento de Cuenca, ciudad donde finalizó sus estudios, “aunque el trabajo era diferente al que desarrollo ahora, y estaba centrado en los niños, aprendí que el trabajo en equipo desarrolla ciertos valores que intento mantener hoy por hoy en mi filosofía de vida, la solidaridad, el respeto, la tolerancia y el compromiso”.

Pregunta: ¿Cuánto tiempo llevas en Cooperativas Agro-alimentarias?
Respuesta: Recuerdo perfectamente cuando entré en Cooperativas, hace ya 12 años, era 2 de febrero, mi familia, aunque no somos agricultores, estábamos cogiendo aceituna en las olivas del abuelo, y recuerdo que le dije a mi padre: “Vete buscando nuevo peón, que la menda tira los guantes ahora mismo” (Risas).

P: ¿Qué labor desempeñas allí?, ¿cómo es tu día a día de trabajo?
R: En el departamento somos 4 personas y cada una tenemos nuestras tareas asignadas. Nuestra intención es atender en la mayor medida posible las necesidades en cuanto a formación e información que tienen los cooperativistas.

La programación y organización de cursos, encuentros, jornadas y eventos varios ocupan el mayor tiempo de mi jornada laboral. Todo lo que hago me gusta, pero por destacar algo diría que el contacto con los socios y socias en sus cooperativas es lo que más, hablar con ellos y ellas me hace no perder la perspectiva. Me gusta ayudar, facilitarles las cosas que nos piden.

P: ¿Qué has aprendido de los cooperativistas?
R: Que con trabajo todo es posible, que se puede soñar y más importante, que se pueden conseguir esos sueños.

compañeras curro

P: ¿Qué filosofía cooperativa crees que aplicas a tu vida diaria?
R: A lo largo de todos estos años he visto cómo las cooperativas han evolucionado hasta convertirse algunas en referentes en la industria agroalimentaria en España o Europa, su compromiso, su honestidad, su preocupación por los demás, la defensión de los intereses colectivos frente a los individuales, son valores que como he dicho antes intento aplicar en mi día a día.

P: ¿Alguna vez has dicho “tierra, trágame” en tu vida profesional?
R: Situaciones difíciles, pues como en todos los trabajos, pero no recuerdo ninguna que pasara los límites.

P: ¿Cómo te definirías?
R: Soy una persona sencilla, alegre, (“bueno menos los lunes, que no me gustan nada”), soy curiosa, inquieta, abierta, responsable y comprometida. Y podría seguir echándome flores (Risas).
La verdad es que no sigo una frase única como modo de vida ni tengo un slogan que me defina, soy una persona a la que le gusta pensar cada vez en cosas nuevas y diferentes.

P: ¿Qué es lo que más te gusta de ti misma?
R: Me considero perfeccionista y me gusta, soy de las que no puede ver un cuadro torcido y que piensa dos veces las cosas antes de hacerlas. Considero que la satisfacción del trabajo bien hecho ayuda a tener también equilibrio y motivación en la vida personal y fuera del trabajo.

P: ¿Y lo que menos?
R: El poco atrevimiento en muchas ocasiones y mi impaciencia.

P: ¿Qué haces cuando no trabajas?
R: Ufff, menos cosas de las que me gustarían. Suelo ir al gimnasio, jugar al pádel, y últimamente bailar. Estoy muy ilusionada con mi grupo de flamenco, estamos preparando la obra “YERMA” y entre bailes, vestuario, escenografía, no me queda tiempo para mucho más.

P: ¿Eres de las que cuando te enfadas cuentas hasta 10 o no llegas ni al 2?
R: Me quedo en el 1 seguro, soy como la gaseosa, exploto enseguida. Lo considero otra de mis debilidades, aunque he de reconocer que pasada la tempestad no me importa pedir perdón si estoy equivocada.

P: ¿Tienes sueños por cumplir?
R: Por supuesto, muchos, aprender inglés, tocar la guitarra, viajar más, conocer nuevas culturas…

Ana y su sobrina

P: ¿Dónde te perderías?
R: Me encanta contemplar el mar, y si es salvaje mejor, las Cataratas de Iguazú en Argentina, por ejemplo.

P: ¿Admiras a alguien?
R: Puede resultar tópico decir esto, pero es así, admiro profundamente a mis padres, personas trabajadoras, incansables e inconformistas que han dedicado su vida a hacer más fácil la de sus 3 hijos. Aunque suelo discutir mucho con ellos, y nunca se lo digo, los considero un ejemplo a imitar.

P: ¿Con quién te irías de vinos?
R: Con cualquiera de mis amigos, de hecho lo solemos hacer casi todas las semanas, me encantan esas charlas interminables donde “arreglamos el mundo”.

P: ¿Qué se te da bien hacer?
R: Pues no soy muy cocinitas y la verdad es que la hago poco, pero creo que me sale buena la tortilla de patatas.

P: ¿Te arrepientes de algo?
R: Pues seguro que hay algo, o al menos me hubiese gustado actuar de otra forma en algunas situaciones, pero bueno, pienso que de los fracasos también se aprende e intento buscarle el lado positivo a las cosas.

P: ¿Eres de las que ve el vaso medio lleno o medio vacío?
R: Soy bastante optimista.

P: ¿Qué es lo que más valoras de las personas?
R: La honestidad y el compromiso. La actitud también me parece importante.

P: ¿Qué es lo que más te gusta hacer?
R: La familia es muy importante para mí, por lo que intento pasar el máximo tiempo posible con ella. Tengo una sobrina que me encanta, “ que voy a decir yo”, me transporta a mi niñez y me permite tener ojos nuevos ante todo lo que me rodea.

Pasar tiempo con mis amigos es otra de las tareas a las que le dedico mi tiempo libre, tomar un café charlando, organizar una comida, alguna fiestecilla, me recarga las pilas.

P: ¿Tu última película?
R: Campeones de Javier Fesser. Me encantó.

P: ¿Qué libro leerías una y otra vez?
R: Me considero una romántica en todos los sentidos de la vida, y en la lectura me gusta emocionarme, vivir historias diferentes, enamorarme de los personajes y sufrir y conmoverme con ellos. No suelo repetir libro, soy de las que cada vez que pasa por una librería coge 3-4 a la vez. En estos momentos acabo de empezar “Dos cafés y una aventura” de Ana Álvarez.

P: ¿Qué querías ser de mayor?
R: Como todas las niñas a esa edad, pasé por mil profesiones, médica, maestra, peluquera, policía incluso, tuve una época que tenía a mis padres locos porque quería hacer “la mili”, pero bueno, de no haberme decantado por la educación, creo que hubiese sido “abogada de causas imposibles” - como me dicen los compañeros (Risas).

P: ¿Cómo te imaginas dentro de 10 años?
R: Pues la verdad es que me imagino una vida tranquila, en mi pueblo, del que me gusta todo, sus fiestas, su folclore, su gente, disfrutando de la familia y amigos y claro está siguiendo formando parte de la gran familia de “Cooperativas Agro-alimentarias”.

P: Cuéntame un recuerdo de tu infancia.
R: Las noches de verano jugando en la calle con los niños del barrio y los vecinos tomando el fresco. Hacíamos campeonatos y nos imaginábamos como jugadores famosos. Lo recuerdo con bastante nostalgia.