Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

Teresa Viejo participa junto a otros profesionales de máximo interés y capacitación en Igualdad, concretamente, y en gestión del talento y liderazgo de manera general, en el II Foro de Mujeres Cooperativistas de Castilla-La Mancha, celebrados los días 19, 20 y 26 y 27 de noviembre a través de Zoom.

Entre tantas facetas, Teresa Viejo es archiconocida como  periodista y escritora y Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF. Su curriculum en radio, prensa y televisión es tan amplio como admirable. Muy querida en Castilla-La Mancha por sus años de trabajo en la televisión autonómica, CMM, es una mujer bandera a quien le ha gustado “romper mitos” y “estereotipos”, como cuando asumió la dirección de la revista Interviu, un hito en la historia de esta prestigiosa revista española. 

P.- Su ponencia se titula “Plan C. Curiosidad para liderar tu vida. Sin desvelarla o hacer “spoiler” sobre la misma ¿Qué curiosidades destaca usted en el liderazgo?

R.- Me pregunto qué no despierta curiosidad en el liderazgo, pues cualquiera querría poseerlo y no siempre resulta posible, por más formación de la que se disponga. Quizá debería de explicar el origen de un modelo de liderazgo, que denomino “curioso”, basado en la observación y la exploración dentro de las organizaciones. Hará unos tres años comencé a estudiar la curiosidad, como la primera fortaleza humana que es, y me pregunté si habría una forma de activarla e implementarla, dados sus beneficios en la vida de las personas. Así creé el “Observatorio de la Curiosidad”. En escuelas de negocios, como Harvard o Insead, estudian los casos de éxito de la curiosidad en la empresa y me he propuesto que suceda lo mismo en España. El liderazgo surgido de la era Covid se sustenta a través de preguntas, de cuestionarse los modelos y estructuras tradicionales; es disruptivo, empático y altamente flexible. Trabaja el mindset, la apertura y la escucha activa. Es por tanto, observador y curioso.

TERESAVIEJO

P.- ¿Cuál es su relación con Castilla-La Mancha, tanto a nivel “sentimental como laboral?

R.- Siempre llevo puesta la camiseta de Castilla-La Mancha. Es la región donde se sitúan las raíces paternas y Horche (Guadalajara) es mi patria emocional. Mi primera novela situó su trama en la Alcarria y eso me acompañará siempre. Me identifico con sus paisajes y sus gentes. Me gusta el apego a la tierra del castellano-manchego/a, su discreción, su lealtad y su sentido del humor. Durante años mantuve una relación profesional con la comunidad, conduciendo proyectos en su televisión autonómica, y sigo con grandes amigos en ella. Espero que gracias el evento de las Mujeres Cooperativistas podáis descubrir esta otra parte de mi trabajo porque contribuir al crecimiento de los demás mediante charlas y formaciones, me hace profundamente feliz. 

P.- ¿Qué enseñanzas en ese plano más “femenino” extrajo de su paso por CMM televisión con los y las castellano-manchegas?

R.- En mis cursos suelo confesar que aprendí la escucha activa en un programa de televisión llamado “Tal como somos”. Es paradójico, mis alumnos y alumnas se sorprenden porque da la sensación de que en la tele no escucha nadie, pero… si te afanas en escuchar, no concibo mejor medio para captar todo lo que el otro dice y no dice en pocos minutos. Aprendí a escuchar y a preguntar. Ahora enseño a las personas a hacerlo como exponente de un nuevo liderazgo. De forma sucinta, con que supiéramos realizar las preguntas correctas (me gusta llamarlas “poderosas”) obtendríamos, no solo información, sino la hoja de ruta para lograr que la otra persona se ponga en acción.

P.- ¿Existen diferencias entre el liderazgo ejercido por un hombre o por una mujer?

R.- Aunque no existe un poder masculino y otro femenino, la forma de gestionarlo sí adquiere matices que enlazan mucho con nuestras diferencias biológicas. Un lenguaje más profuso, mayor empatía, una sororidad que conecta con el dolor ajeno, pensamiento en red…

P.- Si hablamos de mujer y liderazgo, ¿cómo es la situación actual en nuestro país? ¿Es diferente en Castilla-La Mancha?

R.- Las fronteras del liderazgo femenino, por desgracia, se encogen en cada crisis. Ya sucedió en los años posteriores a 2008 y vuelve a agudizarse ahora, cuando no se habían logrado recuperar. Las noticias advierten que los datos de desempleo en la pandemia se agravan en mujeres jóvenes, y mujeres a cargo de unidades monoparentales. El índice de pobreza en estos colectivos empieza a ser un drama, del que penden miles de niños y niñas en situaciones muy precarias. Como Embajadora de UNICEF, y por supuesto como ciudadana comprometida, este escenario me inquieta sobremanera. El emprendimiento, la imaginación, la reinvención (renacer tantas veces como sea preciso), más que una alternativa, resulta la salida natural para dar respuesta a las nuevas necesidades del mercado. Habrá actividades que pierdan sentido y nacerán otras nuevas: ahí debe de estar la mujer emprendedora.

P- ¿Es más difícil para una mujer emprender o sencillamente desarrollarse como profesional?  ¿Esa barrera, si existe, es igual en las grandes ciudades que en los municipios rurales?

R.- No creo que exista diferencia entre el emprendimiento femenino y el masculino; sí una brecha digital en el mundo rural que al sumarse al edadismo se agudiza, hasta volverse endémica. El acceso a internet es un derecho universal que debemos de reivindicar alto y claro.

P.- ¿Piensa que se siguen manteniendo los estereotipos hombre-mujer en el mundo laboral?

R.- Cada vez menos. Hace unos días escuchaba el proyecto creado por una gran constructora en la que casi el 60% eran mujeres: trabajadoras de la construcción, en un sector tildado de masculino. Los tópicos de género se están diluyendo, afortunadamente.

P.- ¿Cuál es la misión de la mujer en este panorama?

R.- La pandemia va a marcar un nuevo tiempo, esto lo tengo meridianamente claro, y quienes lo impulsarán serán hombres y mujeres con unos valores muy marcados: empatía, curiosidad, compasión y apertura al cambio. Estarán comprometidos con la economía verde y el consumo sostenible; entenderán que sin propósito la vida carece de sentido y cuidarán de su dimensión espiritual, tanto o más que de su físico o su alimentación. La misión de la mujer es liderar esta vanguardia.

Teresa Viejo fue una de las protagonistas del III Foro Virtual Mujeres Cooperativistas

P.-  Usted ha roto muchos estereotipos en su vida, sirva solo de ejemplo el de haber sido la primera directora, y única, en dirigir la revista Interviu ¿Qué aprendizaje obtuvo de ese reto profesional, al que seguro  sabía de antemano que algunos criticarían?

R.- Solo tengo una personalidad altamente curiosa. Cuando interpreto que me he aprendido una lección empiezo otra nueva y así continúo; como decía Saramago, solo envejeceré cuando pierda dicha curiosidad. Dirigir Interviú me facilitó entender el comportamiento masculino y las distintas perspectivas del liderazgo; también contemplar, desde una posición privilegiada, los mecanismo del poder. No recuerdo haber sido objeto de críticas, sí la disconformidad con algún reportaje, como sucede con cualquier trabajo expuesto a la opinión popular. Cada vez que colgamos un tweet o un post en LinkedIn, que es mi red de cabecera, leemos respuestas a favor o en contra. Es natural. La energía corrosiva de la crítica lastima más a quien la escribe, casi siempre desde la rabia, que a quien pueda leerla, dado que la mayoría de las veces ni se entera.

P.- ¿Qué le diría a los responsables que conforman los consejos rectores de Cooperativas, conformados en un porcentaje mayoritariamente por hombres hoy en día?

R.- No es muy saludable cerrarse a la mitad del mundo cuando quieres llegar a su totalidad. Avanzar de espaldas a ese 50% no parece muy inteligente. Aunque solo sea desde una perspectiva instrumentalista, los hombres que dirigen necesitan contar con las mujeres para alcanzar la productividad y eficacia que desean. ¿Quieres avanzar lento? Camina solo. ¿Quieres llegar lejos? Hagamos el camino juntos.

P.- Seguro hay alguna mujer que está leyendo esta entrevista y se le ha pasado por la mente tener un papel más activo en la agricultura, en su explotación familiar, en la cooperativa de su localidad ¿Qué le diría?

R.- Puede que te sientas una simple gota en mitad de un océano, pero sin ti ese océano sería distinto. La reflexión de la madre Teresa sirve para cualquier aspecto de nuestra vida. Tú diriges tu destino y contribuyes al bienestar de los demás, haciendo tareas que representan un cambio sistémico o sumando acciones que pueden parecer menos ambiciosas, pero ambas son imprescindibles para construir el mundo que deseas. No tengas miedo, ten curiosidad.