Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

Diez años han pasado ya del triunfo de la Selección Española en el Mundial de Sudáfrica y el exentrenador, Vicente del Bosque, que cuenta con un impresionante palmarés también como jugador, habla con todos nosotros sobre la importancia del trabajo en equipo y la cooperación para la obtención de resultados. Campeón de Liga y Copa de Europa por dos veces como entrenador del Real Madrid, también consiguió la Eurocopa y el Mundial con la selección española. Es, actualmente, el único entrenador del mundo que ha ganado los cuatro trofeos. Como jugador pasó por equipos como el Castellón, Córdoba y Real Madrid, siendo en este último en el que ganó cinco ligas y jugó más de 400 partidos como centrocampista.

Su experiencia como jugador y entrenador lo convierte en uno de los conferenciantes más importantes de nuestro país, y ha destacado por la humildad y profesionalidad con la que ha dirigido a equipos y ha obtenido los más altos resultados.

P: En el mundo cooperativo nuestros lemas más caracterizadores son los que dicen que “La unión hace la fuerza” y hay que “Cooperar para Ganar”, ¿qué importancia han tenido estos dos lemas en su trayectoria profesional?

R: En todas las empresas es importante que haya una cohesión de grupo, que seamos fieles a unas ideas y a unas filosofías comunes, así es como conseguiremos progresar. Por ejemplo, un entrenador, que al final es el líder, tiene que ganarse la confianza de la gente que tiene a su cargo, tiene que conocer y compartir los objetivos, tiene que jugar en equipo, y  también tiene que poner el talento por encima, pero con un orden. Es necesario cooperar para ser mejores cada día, para llegar lejos, para conseguir nuestros objetivos.

P: Vicente, ¿cómo ha hecho para dirigir su éxito?

R: Lo he hecho con absoluta normalidad, sin ser muy ostentoso en la victoria, ni deprimido en la derrota; yo diría que es ese equilibrio emocional, esa fortaleza… Para alguien que tiene que dirigir es muy importante no ser osco ni demasiado presumido, tampoco triste y tampoco demasiado alegre. Un largo recorrido lleno de experiencias y, algún que otro conocimiento, pero sobre todo, control de las emociones.

Vicente del Bosque durante el Campus Jóvenes Cooperativistas

P: ¿Valores humanos o rentabilidad económica?

R: Como todos, vosotros tenéis que dar una rentabilidad económica, nosotros a través de ganar partidos, la viabilidad y la rentabilidad deportiva, pero al final eso se produce gracias a las relaciones humanas, aunque no todo es un camino de rosas, los baches también existen.

Yo creo mucho en los valores humanos, creo que cualquier jefe, cualquiera que lidere una empresa, tiene que tener dos cosas en cuenta: las herramientas para el funcionamiento de la empresa, como puede ser elegir bien el sistema de trabajo,  un plan general,  y luego está la otra gran tarea, las relaciones humanas, según se desarrollen estaremos más cerca del éxito, si tenemos un vestuario sano, estaremos más cerca del éxito, lo mismo ocurre con las plantillas de las empresas.

P: ¿Qué podemos trasladar del entrenamiento deportivo al entrenamiento cooperativo?

R: Sin duda, que la propia plantilla esté emocionada con su profesión, que se emocione cuando va al trabajo y piense en cómo va a desarrollarlo para que cada día que su empresa vaya a mejor.

Tenemos que luchar por ello. ¿Cómo? Escuchando a nuestros jugadores/empleados. Seguramente muchos jefes necesitamos la inspiración de aquellos que están por debajo de nosotros, y eso lo debemos tener como algo básico, no que te digan cómo o quién tiene que hacer las cosas, sino que nos hagan llegar aquellas cosas que ellos ven en la calle y que nos pueden servir para nuestra empresa. Debemos entrenar a nuestra plantilla para que sean inspiradores de la empresa, también tienen que ser generosos, sin cooperar es imposible hacer equipo y la generosidad es rentable siempre.

Y por último, lealtad al entrenador y a la empresa, de una empresa nunca se habla mal y nunca se habla mal de tu jefe. Debes ser cordial y defender a tu empresa.

 P: Vicente, hablando de la figura del entrenador, del líder… ¿cómo cree que la crispación o la serenidad afecta a la plantilla?

R: El liderazgo es una cosa muy personal, va en función de la formación, de la experiencia y de la preparación, de cómo es cada uno. Yo creo siempre en un liderazgo afable, cordial y compartido. Esto no significa que no seas exigente, porque sin exigencia no puede haber un líder, pero principalmente el líder es aquel que influye cada día en un grupo para ser mejor.

En nuestro caso, el entrenador es quien marca la ruta en un vestuario, y en el mundo cooperativo seguro que tenéis varios líderes que marcan los pasos u objetivos a seguir.

 Yo apuesto por el líder pausado y creíble, si no eres creíble, si no tienes credibilidad ante tus empleados, no tienes nada que hacer. Siempre vale más el ejemplo que las palabras, por eso no creo que sea necesario estar alterado si algo sale bien o no. El líder debe tener emoción por conseguir que algo salga adelante, pero al mismo tiempo tener de ese punto de tranquilidad para tomar decisiones.

P: ¿Cómo se gestionan esos momentos de crispaciones?

R: Bajo mi humilde opinión, un entrenador ni se las debe darse que sabe de mucho, ni tampoco de que está muy limitado. Los empleados van analizando las decisiones que vas tomando, si crees que lo sabes todo… no sabrás nada, por lo tanto, ni una cosa, ni la otra. Hay que escuchar.

También creo que es bueno que nos rodeemos de buena gente, gente ilusionada con sus profesiones, gente que sea crítica para mejorar. Hay que luchar contra escepticismos y ese egoísmo que existe dentro de las plantillas.

P: Y, ¿cómo se gestionan los egos y las diferentes personalidades dentro de una plantilla?

R: Seguramente esta sea la pregunta más recurrente de cuantas me pueden hacer (risas). Yo he tenido mucha suerte con mi plantilla tanto en la selección como en el primer equipo del Real Madrid. Si bien es cierto que, como en todos los sitios, hemos tenido conflictos, pero por ejemplo de uno de ellos salieron dos premios Princesa de Asturias a la Concordia, y fueron para dos jugadores ¡uno del Madrid y otro del Barsa!

Ambos jugadores habían perturbado mucho el ambiente de la selección durante un tiempo, pero al final consiguieron limar asperezas.  De ese premio recuerdo que salió una foto de la que me siento muy orgulloso porque pasamos de un momento malo a otro a muy bonito para todos. Esto mismo ocurre también en las empresas, lo importante es saber llegar al entendimiento, a la cordialidad.

Éxtio del Webinar enmarcado en el Campus Jóvenes Cooperativistas

P: ¿Cómo se gestiona el éxito cuando llegas al máximo?

R: Sin lugar a dudas hay que compartir con todo el mundo el éxito pero también preparar los nuevos retos a los que nos enfrentamos, siempre con el máximo de los respetos.

P: ¿Cuándo un líder debe plantearse dar un paso al lado?

R: Cuando sientas que no puedas aportar más al equipo. En mi caso yo he dado un paso a un lado cuando yo era consciente de que volver a ganar era muy complicado

P: ¿Se puede ser líder de una organización siendo joven?

R: Claro que sí, la juventud o la veteranía no es mejor ni peor, es un estado, el mérito es de la persona que tiene conocimientos, formación… y, ¡puede ser joven o mayor! El joven puede aprender algunas cosas del mayor y el mayor del joven, y al mismo tiempo yo creo que todos estamos en esa carrera por la innovación pero desde el respeto a los anteriores.

P: ¿Qué podemos hacer en estos tiempos de crisis sanitaria?

R: Ser disciplinados, sin duda es algo que ha faltado en España durante estos últimos meses. Es cierto que nos hemos encontrado en una situación coyuntural y aunque ya llevamos 10 meses muy duros, no nos podemos deprimir, tenemos que adaptarnos a la situación porque no nos queda otra. Hay que continuar y buscar soluciones a aquello que se nos va presentando, que no falte el ánimo y la esperanza.

Asimismo, me gustaría destacar que la adaptación de un líder tiene ser permanente, no podemos quedarnos en el pasado y lo mismo ocurre con esto que estamos viviendo, no podemos entregarnos a la suerte, sino reinventarnos para seguir creciendo.

P: ¿Cuál es su percepción sobre sector agroalimentario durante estos meses?

R: El sector agroalimentario ha sido y es un sector esencial. ¡A nadie le ha faltado lo más básico! El comportamiento del sector agroalimentario ha sido extraordinario, de cooperación no, de una generosidad máxima.

P: ¿Qué es para usted una cooperativa agroalimentaria?

R: He leído algunas cosas sobre las cooperativas y también he visto una nota que dice: “Hay que hablar con conocimiento de las cooperativas”. Yo no tengo conocimiento de las cooperativas, sé lo que es cooperar. (Risas)

Si bien es cierto que tengo amigos cooperativistas y alguna vez que otra he recibido algún mensaje porque entre los mismos socios no se ponían de acuerdo. Me alegra mucho que en Castilla-La Mancha parte del tejido empresarial esté en las cooperativas. Es muy bueno. 

Respecto a lo deportivo, antes éramos buenos en deportes individuales, pero ahora nos hemos dado cuenta que somos capaces de trabajar en equipo y de hacer muchas cosas en conjunto y cooperando.

P: ¿Cuál es la mayor lección magistral que le ha dado la vida?

R: Yo creo que he tenido muchos momentos mágicos a nivel profesional, pero a nivel personal sin duda me quedo con el nacimiento de nuestro hijo mediano, Álvaro, que nació con Síndrome de Down y que es un amor, nuestro amor, de esas personas que solo puedes querer y querer.