Cooperativas agro-alimentarias Castilla-La Mancha Avenida de Criptana, 43 13600 Alcázar de San Juan - Tel: 926545200

Si en el Alto Guadiana los porcentajes estuvieran bien calculados los recursos naturales serían de 1.105 hm3 /año en lugar de 485 hm3 /año como calcula el Plan Hidrológico 2027

- Los cultivos de regadío son esenciales para el conjunto de la actividad económica y la estabilidad poblacional en la cuenca alta del Guadiana

- El proyecto de plan hidrológico tiene carencias hidrogeológicas, que contravienen aspectos reglados de la legislación

- La renta media de los habitantes de esta comarca es inferior en un 16% que la media regional

Las líneas que siguen resumenlas conclusiones del estudio realizado por encargo de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-La Mancha a la Universidad de Castilla la Mancha sobre el futuro de las actividades agroalimentarias en la Cuenca Alta del Guadiana, con el fin último de mejorar el conocimiento de esta realidad y el aprovechamiento de los recursos hídricos, que tanto debatesuscita, dados los contenidos del proyecto de Plan Hidrológico presentado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (BOE 22-6-2021).

Esta parte del trabajo ha estado a cargo de los doctores Juan Sebastián Castillo Valero y M. Carmen García Cortijo, profesores de Economía Agroalimentaria del Instituto de Desarrollo Regional de la UCLM.

Y su principal conclusión es sencilla, pero muy relevante: los cultivos de regadío son esenciales para el conjunto de la actividad económica y la estabilidad poblacional en la cuenca alta del Guadiana.

Fijación de la población rural

Esta zona es el mayor ejemplo de fijación de la población rural y de resiliencia y  actividad económica de toda Castilla-La Mancha. La Cuenca Alta del Guadiana es un territorio con una distribución, en general, homogénea de su población, actividades económicas, cultivos y renta. Cada municipio presenta un desarrollo autónomo y con sus propias características, así como también está condicionado, en cierto modo, positivamente por los municipios colindantes. Este desarrollo endógeno está íntimamente ligado a la presencia del regadío.

Realidad Socioeconómica

El territorio de estudioconcentra el 32% de la población; el 46% de las tierras de cultivo, cultivos permanentes, pastos y forestal; el 52% de las hectáreas de regadío y el 64% del sector agroalimentariode las cifras regionales. El viñedo de regadío y los cultivos sociales (ajo y cebolla, melón y sandía.) constituyen un eje vital vertebrador. Sus unidades de trabajo, en torno a 31.000 afiliados al sector agrario, están muy vinculadas a las cooperativas y a la pequeña empresa agroalimentaria, aunque haya unas pocas grandes empresas que concentran mayores ingresos y beneficios. En general, la situación económica y financiera de estas empresas es estable y positiva. La resiliencia de la economía social, en estos municipios, es un ejemplo de desarrollo endógeno y participativo. Es una situación que difícilmente se produce y menos se llega a consolidar en las zonas rurales, siendo ejemplo de un desarrollo rural avanzado y con proyección de futuro.

La población ha permanecido muy estable en las dos últimas décadas en la Cuenca Alta del Guadiana, y en ello ha sido determinante la presencia del regadío.

Pese a que, en los últimos años, ha perdido población relativamente por el hecho de la crisis económica, solo hay riesgo de despoblamiento de pequeños municipios de la provincia de Cuenca.  Los afiliados al sector agrario han disminuido más que la población, casi un 35% desde 2010, lo que indica el efecto osmosis de la modernización e intensificación de los sistemas de producción hacia el sector transformador y terciario.

Renta inferior al 16%

La renta media de sus habitantes es inferior en un 16% que la media regional (vinculada al espacio urbano y los corredores industriales). Pero los modelos econométricos espaciales nos indican que la agricultura y el regadío son factores muy importantes para el incremento de la renta y del bienestar en el medio rural. Un sector agrario que, además, atrae la población e impulsa al resto de sectores económicos. En ese sentido, hay que ser conscientes de que el agua es un factor clave y definitorio para fijar la población en el medio rural, de forma homogénea. De su regulación con altura de miras y proyección de futuro dependerá conseguir un desarrollo sostenible en el triple ámbito económico, social y ambiental.

 MG 0285

La planificación hidrológica de las aguas subterráneas

La segunda parte corresponde a D. Luis Francisco Turrión Peláez,geólogo especialista en Hidrogeología Aplicada y funcionario de la Confederación Hidrográfica del Segura.

Y pone de relieve que el proyecto deplan hidrológico adolece de notables carencias hidrogeológicas, que contravienen aspectos reglados de la legislación que regula la elaboración y contenido de estos reglamentos.

El estudio realizado de la planificación hidrológica de las MASUB (masas de agua subterránea) de la subzona Alto Guadiana en el Plan Hidrológico de la demarcación del Guadiana 2021-2027, en relación con los de 2009-2015 y 2015-2021 y con estudios hidrogeológicos del IGME (Instituto Geológico y Minero de España), permite apreciar cierta incoherencia de los valores de las variables atmosféricas del ciclo natural del agua, pues se determina que el porcentaje del agua evapotranspirada (ETR) en relación con las precipitaciones (P) es del 94 %, mayor que en la media de la cuenca del Guadiana  (86%) y que en las cuencas del Júcar (85%) y del Segura (88%).

En consecuencia, el porcentaje de los recursos naturales (P-ETR) con respecto a las precipitaciones (P), están contabilizados en solo el 6%. Valor inferior a la media de la cuenca del Guadiana (14%), de la cuenca del Segura (12%) y de la cuenca del Júcar (15%). Si en el Alto Guadiana el porcentaje de ETR/P fuera el mismo que el valor medio del conjunto de su demarcación hidrográfica, los recursos naturales serían de 1.105 hm3 /año en lugar de 485 hm3 /año como calcula el Plan Hidrológico 2027.

Por otro lado, en el proyecto de Plan Hidrológico que la escorrentía total es inferior a la subterránea en las dos series temporales (corta y larga), lo que podría ser un error de cálculo que no estaba en los planes anteriores.

Por ambos motivos, el organismo oficial competente en la materia, que es la AEMET, debería aclarar si estos cálculos son correctos. Pues hay mucho volumen de recurso natural en juego, y, por tanto, mucha agua disponible de las MASUB que puede que no se hayan contabilizado. Sería bueno que quien estime las variables atmosféricas del ciclo hidrológico sea la AEMET, con su propia información, al igual que lo hace para los demás ámbitos territoriales del Estado (municipio, comarca, provincia, comunidad autónoma y país).

En otro orden de cosas, del análisis de las evoluciones de los piezómetros representativos y menos afectados por bombeos de las diferentes MASUB de la subzona Alto Guadiana, se desprende que existe una probada estabilidad del nivel del agua en todas ellas, conforme a las mediciones recogidas por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

A la luz de la Directiva Marco del Agua, la estabilidad de este parámetro a lo largo de los últimos decenios pone de manifiesto que las extracciones por bombeo son inferiores a los recursos disponibles y que, por tanto, se encuentran en buen estado cuantitativo.

La planificación proyectadaevalúael  estado cuantitativo de todas las MASUB de la subzona con un único piezómetro, ubicado cerca de los Ojos del Guadiana, lo que choca frontalmente con lo establecido en el Anexo V de la citada Directiva, con la Ley de Aguas y con el Reglamento de Planificación Hidrológica, pues los piezómetros deben ser exclusivos de cada MASUB y repartirse homogéneamente por toda ella.

Por otro lado, el IGME, en meritados estudios de los años 70 y 80, definió MASUB superiores e inferiores en la subzona Alto Guadiana que no se han traslado a la planificación hidrológica actual, a diferencia de lo hecho en el Plan Hidrológico del Duero o del Segura. Dichas masas de agua subterránea están pendientes de ser definidas y de asignarles sus correspondientes recursos disponibles de forma diferenciada. Debemos recordar que el concepto de MASUB, definido en la citada Directiva y en la Ley de Aguas, se refiere al volumen de agua almacenado en los acuíferos; pero los sucesivos planes del Guadiana  siguen sin cuantificarlo. Algo que ya está estimado desde los estudios del IGME de finales de los 70 en el Plan Nacional de Investigación de Aguas Subterráneas (PNIAS) y posteriores.

Estas carencias ponen de manifiesto la ausencia de técnicos competentes en hidrogeología que validen los datos obtenidos de las redes piezométricas, su calidad y representatividad.

Francisco Delgado PiquerasInforme jurídico

Esta parte corresponde al Dr. Francisco Delgado Piqueras, catedrático de Derecho Administrativo de la UCLM y director del estudio.

A su juicio, el futuro del desarrollo rural en el Alto Guadiana está gravemente condicionado por las políticas de la Administración hidráulica, que la revisión del Plan vigente puede empeorar sin aportar soluciones eficaces. 

Esta situación de excepción se prolonga en algunas zonas ya 35 años (RD 393/1988, de 22 abril, de medidas para el Campo de Montiel) sin que tenga visos de solución, pues cada vez se extienden a más territorios y se agravan más. Lo que muestra el escaso éxito de las políticas públicas ensayadas hasta ahora pues, por un lado, no consiguen las mejoras ambientales que pretenden y, por otro, impiden o, al menos, dificultan la modernización de las actividades agroalimentarias y su adaptación a los mercados internacionales, con los consiguientes perjuicios sociales y económicos.

A la vista del borrador de PHG, da la impresión que el Ministerio y la Confederación han optado por cronificar este mal estado de cosas, en lugar de poner los medios para alcanzar un aprovechamiento sostenible del agua.

El próximo PHG debería fijarse en las posibilidades que ofrece el marco legal para brindar oportunidades de desarrollo rural en esta zona, que cuenta con unsector empresarial capaz de hacerlo. Y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia puede brindar la ocasión de encauzar los estímulos en esta dirección, apostando por infraestructuras que incrementen los recursos disponibles, tales como las trasferencias y la regeneración de aguas residuales, que han adquirido una dimensión estratégica frente al cambio climático.

¿Qué se le pide a la Confederación Hidrográfica del Guadiana?

Por ello, recomienda que los sectores económicos y sociales afectados -como son las Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-La Mancha- se personen, en defensa de sus legítimos intereses, en el trámite de consulta pública abierto sobre la revisión del PHG, pues la solución a los problemas del Alto Guadiana no puede seguir descansando exclusivamente en el recorte de los derechos de los usuarios y en la imposición de sanciones, sino que debería incluir medidas como las siguientes:

A) Estudio del estado de las masas de agua y su funcionamiento real por parte de un grupo científico creado de común acuerdo entre las Administraciones y los usuarios que consensue una metodología y clarifique los parámetros esenciales debatidos: evapotranspiración, tasa de recarga, reservas, recursos disponibles, ubicación de piezómetros, estado cuantitativo y cualitativo, etc.

B) Convenios de la CHG con las Comunidades de usuarios de Aguas que permitan una mayor y real participación en la gestión del agua.

C) Autorización administrativa de las iniciativas privadas que supongan un ahorro de agua y hagan más rentables las explotaciones agrarias.

D) Tramitación administrativa de los expedientes de modificación de características de los derechos privados de agua y concesiones que no supongan un incremento de consumo de agua.

E) Inversiones en depuración de aguas residuales y su reutilización.

F) Inversiones en las obras que permitan materializar la trasferencia 50 hm3 anuales desde el Tajo a la Cuenca Alta del Guadiana, aprobada por Ley de 1995.

G) Estudio de trasferencias internas desde el curso medio a la Cuenca Alta del Guadiana.